jueves, 5 de junio de 2014

Historia de Escarcega



ANTECEDENTES

En el Estado de Campeche, principalmente en el municipio del Carmen, se extendieron grandes extensiones de terreno -propiedad nacional  con bosques y campos, con lagunas y arroyos, en los que proliferaban gran variedad de peces y el temible lagarto. La región era rica en recursos forestales con maderas preciosas, duras y corrientes. La fauna era abundante y variada, tanto en caza mayor, como el tigre, tigrillo, puma, tapir (danto), el codiciado venado, etc., como en caza menor que presentaba un sin número de especies. La tierra fértil mostraba praderas que parecían hechas a propósito para el desarrollo y fomento de la industria ganadera. El tiempo lo comprobó.

El gobierno del General Porfirio Díaz, Presidente de la República {1875-1911}, comisionó a los C.C. Ingenieros Manuel J. Vila y General Joaquín Mucel para que se deslindaran estos terrenos en el año de 1887; en pago de sus honorarios solicitaron al gobierno federal se Ies diera en propiedad un latifundio en el que incluyeron los terrenos de la exhacienda Matamoros, que el Ingeniero Vila vendió a la Cía. "La Laguna Coorporation". Esta empresa se encargó de explotar la madera, principalmente cedro y caoba y de la extracción del árbol chico- zapote, hasta el año de 1946. Dicha compañía, al intensificar la explotación en alta escala, se internó en el bosque, por lo que le fue indispensable construir una vía férrea de carril angosto de oeste a este, o sea de Pital a la Central que era la finca Matamoros. Los productos -chicle y madera necesariamente tendría que salir por el río Pita! para ser transportados por vía fluvial a Cd. del Carmen; la vía férrea se extendió 57 km., corriendo por ella máquinas de vapor a una «velocidad máxima efe 6 a 7 km/hora y, para control y facilidad del transporte de los productos y mercancías enviadas del Carmen para los trabajadores, instalaron una bodega construida de madera y teja francesa en el km 47 o sea a 10 km de la Central Matamoros.

Capítulo II

ABASOLO

La administración de la compañía, en honor del destacado caudillo de las luchas por la Independencia de México, dio el nombre de Mariano Abasolo a una aguada en cuyas orillas se instaló un campamento chiclero. En aquel entonces era su capataz el señor Remigio Ayuso (Q.E.P.D.). Por cierto que aún viven descendientes en este lugar.

Al iniciarse los trabajos de la construcción del ferrocarril del sureste, el jefe de la división Campeche, Ing. Francisco Escárcega, inmediatamente captó la necesidad de utilizar el transporte de la compañía para movilizar a los trabajadores, mercancías, materiales de construcción, etc., desde Ciudad del Carmen vía Pital, hasta que ésta entroncara con la vía sureste. Posteriormente, el visionario Ing. Escárcega mandó acondicionar una pista aérea, tanto para contar con otra vía de comunicación como para observar con mayor facilidad los trabajos en toda la extensión de la vía férrea.

El Ing. Escárcega nació en la hacienda Santa Teresa, Tlaxcala el 12 de Enero de 1886 y falleció a los 52 años de edad, en cumplimiento de su deber, en un accidente aéreo, lo acompañaba el piloto aviador. Capitán lo. Miguel Colorado Cupido, quien nació en Huimanguillo, Tabasco, falleciendo a los 33 años de edad en el accidente mencionado, donde salvó su vida el Ing. Adolfo de Rosenzweig, quien los acompañaba.

Cuando los trabajos del ferrocarril del sureste llegaron al km 169, los trabajadores del riel acamparon a orillas de la laguna Abasolo; ahí se encontraron con quienes prestaban sus servicios a la compañía. Los dos grupos de trabajadores, llenos de ilusiones y esperanzas, se abrazaron fraternalmente y luego de convivir, alegres y satisfechos, volvió cada quien a sus labores en medio de la selva. Fue precisamente en este lugar donde la entonces Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, construyó la estación del Ferrocarril del Sureste, mandando desecar y rellenar el terreno donde asentó su campamento, situado a 600 o 700 mts. de distancia de la bodega propiedad de la compañía que, como antes dijimos, fue construida en el km 47 de la vía Pital.

Olvidaba decir que el encuentro de las dos vías y, por tanto, de los dos grupos de trabajadores, ocurrió el 10 de Marzo de 1936 y la alegría de la gente convirtió este día en festivo, celebrando con voladores (cohetes), música de cuerdas, flautas y filarmónicas (órganos de boca).

Capítulo III

ESCARCEGA

La Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, nombró como jefe divisionario (Gerente del Ferrocarril) al Ing. Adolfo de Rosenzweig, sobreviviente del trágico accidente que costara dos vidas útiles, quien al hacerse Cargo de la división Campeche del Ferrocarril del Sureste, propuso y obtuvo la, aceptación de parte de autoridades y población en general, que este naciente pueblo llevara el nombre de Francisco Escárcega.

A otra población se le impuso el de Miguel Colorado.

Los trabajos de la construcción del ferrocarril continuaron a ritmo acelerado hasta su inauguración el 29 de Mayo de 1950.

Ejido.- Enterados los trabajadores -chicle- ros y ferroviarios- de la política agraria que desarrollara en el país el general Lázaro Cárdenas, Presidente de la República (1935-1940), un grupo de 55 ciudadanos representados por el trabajador chiclero Andrés Graniel, integró un comité proejecutivo agrario, acompañándolo en la directiva los compañeros Reginaldo Suárez, Juan y Mauro Luna, Quijitiliano Vergara, Paulino Arcos, Andrés López, Abel Escalante. Manuel Flores, Gabriel Martínez, Eleuterio Medrano, Natividad Rebolledo Vda. de Villanueva, Graciano González y otros.
De estos nombrados, varios han desaparecido. Cuando solicitaron la creación del ejido, no pensaron en la importancia que alcanzaría esta labor patriótica.

Enterado el Sr. Cecil Branson, funcionario de la compañía, de esta situación, personalmente ofreció a cada uno de los líderes tierras en propiedad, lo que algunos de ellos aceptaron, haciendo viaje a Campeche y México con el objeto de intervenir por todos los medios y llevar el caso hasta la embajada norteamericana, para que la resolución definitiva "no" fuese favorable a los trabajadores; pero el Gobernador del Estado que, en hora buena, era el Dr. Héctor Pérez Martínez (1933-1943), no comulgaba con las ideas latifundistas, apoyó a los comuneros que, con valor y decisión, resolvieron integrar un nuevo centro de población en medio de la selva, sin importarles el peligro de los animales que con ponzoña mortal cegaron muchas vidas la insalubridad, las enfermedades infecciosas y tropicales, la falta de agua, de servicio médico y, más aún, la falta de crédito para dedicarse al cultivo de cereales y granos, condiciones bastantes desfavorables para vivir, entregándose al destino y resignándose a la suerte mala cuando perdían a su esposa, hijo o alguno de sus familiares o compañeros, sin imaginar que ese sacrificio beneficiaría al desarrollo económico del Estado y, menos aún, que fuese el inicio de la integración y formación de una ciudad. Algún día se rendirá un justo homenaje a la memoria de estos abnegados pioneros, muchos ya desaparecidos.

DOTACION

El 5 de Julio de 1939, decretó el presidente de la República Sr. General Cárdenas del Rio, la dotación del ejido con una superficie de 14,000 hectáreas, de ellas 150 fueron para la zona de urbanización; se elige al comisario ejidal y como presidente resulta electo Manuel Flores Zarate. Ingresan otros compañeros, entre ellos José García Franco, Angel Sánchez, Trinidad Salvatierra, Salvador Chan, Víctor Escalante, Eduardo Arteaga, Juan Sánchez, Julián Roca y otros que por no recordar no mencionamos. Se inician los trabajos de deslinde y se establecen legalmente, construyendo sus casas habitación de tasiste y palma de guano (chozas). Se dividen los lotes de 25 x 50 metros. Al venir los primeros comerciantes y gentes con el espíritu de progreso, los ejidatarios, por encontrarse mal económicamente, se ven en la imperiosa necesidad de vender sus tierras y casas a cambio de $50.00 ó $100.00 y como único documento extienden un recibo firmado y respaldado por la directiva del comisario que, por firmar y sellar el papel, recibe el 5% de la operación comercial, quedando establecida la costumbre;

poco a poro aumenta la población y por consiguiente empieza a sentirse la falta de servicios. La construcción del Ferrocarril del Sureste, las carreteras Escárcega-Chetumal, Escárcega- Tabasco, Escárcega-Champotón, la explotación de grandes superficies de madera preciosas, duras y corrientes, las instalaciones de aserraderos para industrializarlas y la extracción del chicle, convirtieron esta región en una de las más ricas y prósperas del Estado, cuya población excedía en 1954 de 5 mil habitantes y su jurisdicción de 12,000. Por su situación geográfica, por su población y más aún por la falta de servicios de Bienestar Social, pensaron los sectores que ya meritaba la creación del fundo legal del pueblo y de un organismo administrativo autónomo, que con las limitaciones legales gobierne sus destinos ¿.quién mejor que sus habitantes tienen el derecho de buscar la superación de la comunidad Se tiene capacidad, experiencia, deseo de progreso, de trabajo y lucha; demostración clara se dio cuando decidieron venir a colonizar con anhelo de arribar; aspiración justa de gente laboriosa que con su diario esfuerzo contribuyeron a darle mayor impulso económico a Campeche.

Para el caso se tomó en consideración que los ingresos hacendarios eran suficientes para sufragar los gastos de administración. Al continuar desarrollándose la iniciativa privada y tomando auge la zona, se reunieron más del 50% de los ciudadanos, jefes de familia y avecindados del lugar, el día 23 de Abril de 1954 y al C. Lic. Manuel J. López Hernández, Gobernador Constitucional del Estado, se le solicita la creación del noveno municipio y la dotación del fundo legal del poblado, él ve con simpatía la idea y sugiere que por escrito se presente a la H. Cámara de Diputados Local (1950-1956) la solicitud. Se hace con la firma de los pobladores sin tenerse éxito. Al ser gobernador el Lic. Alberto Trueba Urbina, nuevamente le hace el pueblo la petición y en el mitin que se organiza en adhesión a su gobierno ofrece solemnemente erigir en municipio libre a Escárcega; fue el 4 de Octubre de 1956. Pasan los meses y un buen día decreta el H. Congreso del Estado la creación de una sección municipal con cabecera en Escárcega, integrándola con poblados de Champotón y Carmen y se eleva a categoría de villa pero sin darle el fundo legal. No resuelve las aspiraciones de los poblados y tampoco garantiza sus propiedades, comentándose que con esa acción se cometió un error. Tomando en consideración que si el municipio es pobre económicamente, la sección lo sería aún más v no podría con sus ingresos desarrollar labores de Bienestar Social v mejorar las vivien das locales. Pasando el tiempo, el poblado aumenta demográficamente e importancia, se vislumbra venir gran potencia económica, se construye un molino de arroz, el Banco de Crédito Ejidal impulsa el cultivo del mismo, la ANDSA y CONASUPO inician la compra de maíz a $900.00 tonelada v aumenta la producción, se cosecha miles de toneladas de ambos granos. El 8 de Abril de 1961 se recibe la visita del Lic. José Ortiz Avila como candidato del PRI al Gobierno del Estado y el pueblo, en demostración de simpatía, lo recibe con voladores, aplausos, vivas, carteleras y una vez más, se le pide la creación del Fundo Legal y del Noveno Municipio del Estado. El suscrito, por conducto de la Srita. Concepción Gamboa Madariaga y a nombre de las fuerzas vivas del pueblo de Escárcega, presenta la ponencia en Mesa Redonda, leyendo, la Srita. Gamboa y entregándola en mano propia el Lic. Ortiz Avila. De inmediato acepta la justa petición y manifiesta ante los demandantes de la misma y público asistente al acto que, tan pronto llegase al poder, se iniciarían los trabajos para llevarlos a feliz término y que él realizarla los más caros anhelos de los pobladores. Recibe el Gobierno Constitucional, corre el tiempo, viene la concentración de colonos del norte de la República, se forman nuevos centros de población y por consiguiente, la agricultura también se desarrolla con mayor intensidad. Se empieza a observar el Fomento de la ganadería, al pueblo se le empieza a dar mejor forma en el aspecto físico y a pesar del progreso, i a promesa solemne se olvida y se piensa que sólo fue recurso de campaña.

En uno de sus viajes a Ciudad del Carmen Ortiz Avila, tiene una diferencia política, y amenaza a los habitantes de la Perla del Golfo de independizar a Escárcega y Sabancuy del Municipio del Carmen y aún más, empleando la demagogia, ordena a las autoridades municipales de Escárcega que por escrito se eleve a la mayor brevedad posible la solicitud al H. Congreso del Estado. Para el caso se recogen firmas en toda la sección municipal, publicándolo, además, en los diarios de Yucatán y Sureste con fecha 31 de Mayo de 1964. El resultado de esa política fue que reformó la ley electoral del Estado creando el Noveno Distrito Electoral, señalando como cabecera Escárcega y sale electo como diputado el C. Leopoldo Carvajal representando a los pueblos de la jurisdicción v es así como se pierde la esperanza y la fe. 

Leer mas aqui

Si eres parte de Escarcega y tienes datos históricos, relato o leyenda de algún familiar envíamelos para que forme parte de esta pagina dedicada a los orgullosos Escarcegenses: gabix1606@gmail.com

Ref:
Carlos Manuel Heredia Perez - de hato chiclero a ciudad 1991

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada